La certificación Kitemark: una garantía de calidad constante en un mundo cambiante

Más información Andrew Gordon

21 diciembre 2016

En Centurion creemos firmemente que lo único constante en este mundo es el cambio.

Por este motivo, nos retamos continuamente para encontrar formas mejores y más sencillas de mantener seguros a los trabajadores en un entorno laboral que no cesa de evolucionar. Por eso nos enorgullece llevar 40 años contando con la prestigiosa certificación Kitemark.

La certificación Kitemark es un sello de calidad sin parangón. Se creó en 1903, y ahora es reconocida en todo el mundo como una supermarca comercial cuyas pruebas independientes se han convertido en una referencia de la calidad y la conformidad de los productos.

Desde nuestro punto de vista, la certificación Kitemark es sumamente valiosa por dos razones.

En primer lugar, a diferencia de la marca CE que certifica que los negocios cumplen unos requisitos legales mínimos, la certificación Kitemark establece normas de conformidad que van más allá del mínimo legal. Nosotros creemos en la importancia de esforzarse por conseguir lo mejor, no simplemente lo que exigen las normas. Y creemos que la certificación Kitemark representa esta filosofía a la perfección.

En segundo lugar, gran parte del rigor de esta certificación radica en la importancia de realizar pruebas periódicas, en volver a analizar a las empresas usando sus exigentes normas como referencia y en su constante control y revisión de dichas normas para garantizar que siguen siendo adecuadas para el mundo en el que se aplican.

Por eso, la certificación Kitemark no acredita que una empresa ha «pasado una prueba», sino que esta mantiene altísimos estándares constantemente, un logro que demuestra un compromiso más profundo para ir más allá de lo que se exige.

Nuestro trabajo consiste en mantener segura a la gente. Por eso, nuestra visión siempre irá en esta dirección. No hay lugar para el «eso servirá» cuando hay vidas en juego. Lo aceptable nunca es aceptable cuando sabemos que podemos hacerlo mejor. Y cumplir con ciertas normas nunca será suficiente cuando nosotros podríamos establecer las normas.

Por eso estamos deseando asociarnos con Kitemark durante los próximos 40 años y en un futuro más lejano. Y por eso instamos a todos los compradores, prescriptores y usuarios de EPI a que busquen la certificación Kitemark en su marca de equipos protectores. Para que los trabajadores puedan disfrutar de entornos laborales tan seguros como sea posible gracias a nuestro ingenio y nuestros esfuerzos colectivos.